Capítulo 15

- ¿A las 6 y media?
- Sí, ¿puedes?
- Claro, claro.
- ¿Con quien hablas, Ester?
- Con nadie, ya cuelgo.
Vero se acercó a mí con una mirada perversa y varios libros en la mano.
- ¿Qué hacías? ¿Tú no sabes lo que nos van a cobrar por el teléfono?
- ¡Lo siento! ¡Era importante!
- ¿Importante? Llevas casi cuatro horas hablando con Hugo por mi teléfono.-y remarcó la palabra "mí".- En serio, a mi madre se le pueden cruzar los cables y echarte de casa. Además, ¿para qué vas a hablar tanto si luego no me lo cuentas?- y cambió su semblante enfadadísimo por una sonrisilla picarona.
- Hemos quedado.
- ¿Que habéis quedado? Ester, llevabas casi tres semanas sin pensar en él. ¿Por qué lo haces ahora?- no contesté. Dejé el teléfono en la mesilla de noche, me volví hacia el espejo y empecé a atusarme el pelo mientras veía el reflejo de Vero. - Espera, ¿cuándo habéis quedado?
- Esta tarde.
- ¿Esta tarde?- Vero arrojó los libros al suelo, y me dio la vuelta para mirarme a la cara.- Habíamos quedado tú y yo. Nuestra salida de amigas, sólo tú y yo. Si Álvaro, sin Hugo.
Hubo silencio. No quise hablar. Sólo me mantenía mirando fijamente sus ojos verdosos reflejantes de ira. Me volví al espejo y recogí mi cabello en una simple pero bonita coleta.
- No voy a perder la oportunidad.- me aparté del espejo y me dirigí hacia el armario mientras mi supuesta mejor amiga me seguía con la mirada; una vez allí, cogí la falda más corta y la camiseta más verde que encontré.
- ¿Qué oportunidad? ¿La de estar con un chico que te está arruinando la vida sin que te des cuenta?- el tono de voz de Vero aumentaba por cada palabra que decía. Yo, sin inmutarme demasiado, me vestí, me calcé y abrí la puerta con intención de irme hacia la calle.
- Me voy, Vero. Te veo luego.
- Has cambiado.
Miró hacia abajo, yo salí y cerré la puerta detrás mía. A continuación, un horrible sonido sacudió toda la casa. No me preocupé. Era Vero golpeando la pared. Tras esa dulce cara angelical se escondía una gran bestia que, al mínimo contratiempo, golpeaba lo que o el que estuviera delante suyo.
Hugo me esperaba en la puerta del jardín, apoyado pacíficamente en la verja que rodeaba la casa. Al verme, hizo un gesto preguntándome por el estruendo del interior. Yo sólo me limité a responder: - Es una amargada.
Sonreí, sonrió. Me agarró de la cintura, me apoyé sobre sus hombros.
- ¿Quieres que te bese?- preguntó.
Pero yo le besé primero.

8 comentarios:

mayte dijo...
19 de noviembre de 2009, 16:27

valla!! ¡has vuelto a escribir! me encanta este capítulo. =)

Sólo por ti dijo...
19 de noviembre de 2009, 16:28

me alegro de que te guste!
vuelve... SÓLO POR TI

albita dijo...
21 de noviembre de 2009, 19:15

esta chulisimo espero q llege ya el jueves

petula dijo...
23 de noviembre de 2009, 20:20

me encanta por fa escribas

albita dijo...
26 de noviembre de 2009, 17:54

oye y el capitulo 16???

Silvia dijo...
26 de noviembre de 2009, 19:51

capitulo 16?
es jueves ya
un besito

Sólo por ti dijo...
27 de noviembre de 2009, 16:16

es qe va a haber un cambio de dia!
si... fallo mio.. se me olvido poner que paso los dias al domingo!

MaGGie dijo...
29 de noviembre de 2009, 18:47

hoy s domingoo ese capítulo solo por ti...
t esperamos impacienteees!!xDxD

Deja un comentario

Para comentar, escribe tu comentario y, a continuación selecciona tu perfil de Blog. Si no tienes blog, selecciona Nombre/Url; escribe tu nombre o nik y deja Url en blanco.

Si el cuadro de verificación te sale cortado, escribe tu comentario y, tras esto, pon el ratón sobre la "V" de "Vista previa", en el recuadro blanco. Desde ahí arrastra hacia abajo hasta que te salga el cuadro de verificación completo.

Volver al inicio Volver arriba Sólo por ti. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.